Me llamo María José y vivo en Córdoba. Soy doctora en química y durante muchos años me he dedicado profesionalmente a la investigación. Ahora esa etapa se acaba pero tengo la cabeza llena de nuevos proyectos y muchas ganas de trabajar para hacerlos realidad. Me apasiona la música, la meditación y el yoga, la lectura y el cine, las manualidades, y sobre todo mi moto. Quizá tengo demasiados hobbies y poco tiempo para dedicarme con verdadera intensidad a alguno de ellos. Puede que ese sea uno de mis grandes fallos: aprendiz de todo y maestra de nada. Pero es que siempre me ha gustado aprender cosas nuevas y me han interesado muchos temas. Es por eso que en mi búsqueda de nuevas aficiones, decidí probar suerte con el mundo de los huertos urbanos.

La prehistoria de este blog

El año pasado por fin nos decidimos a montar un pequeño huerto en el balcón. Aunque exigente, es cierto que era una actividad divertida y relajante. Resultaba reconfortante y motivador ver como las plantas crecían con la alegría propia de la primavera. Sin embargo llegó el verano, y las altas temperaturas características de Córdoba debilitaron las plantas y dispararon las plagas. Nuestro precioso huerto se convirtió en un maldito nido de araña roja y mosca blanca sobre un montón de hojarasca. La actividad relajante se convirtió en una lucha constante contra todo tipo de bichos que hasta ese momento no sabía ni que existían.

A finales de septiembre, al fin las temperaturas dieron un respiro y el huerto empezó a remontar. Sin embargo la llegada del invierno detuvo de nuevo la floración y acabamos recogiendo tan sólo un pimiento.

Los inicios de “Hidroponía al Cubo”

Como no me gusta darme por vencida a pesar de los fracasos, mi idea era seguir con el huerto al año siguiente después de identificar y corregir los errores del primer intento. Tras leer mucho, empecé a ver la hidroponía como una alternativa al huerto urbano tradicional en ciudades con temperaturas extremas como Córdoba. Puedo cultivar en interior y en cualquier época del año tan sólo controlando las condiciones que afectan al crecimiento de las plantas. Además, el control de las condiciones no sólo me permite aprender sobre el desarrollo de la planta, sino que también puede convertirse en un juego muy interesante. Ese mismo invierno empezamos los primeros experimentos en hidropónico. Y es así como poco después empecé a escribir este blog: un lugar donde organizar y ampliar la teoría y sobretodo, donde compartir mis experiencias, éxitos y fracasos con todo aquel que esté interesado. ¿Me acompañas en esta aventura?

Si quieres indicarme algo puedes hacerlo en los comentarios de las entradas o a través del formulario de contacto. Estaré feliz de poder interactuar contigo.

Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » María José Cardador.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Hidroponia al Cubo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.