La solución nutritiva hidropónica es la fuente de nutrientes para la planta. Por tanto, es de vital importancia que contenga todos los nutrientes necesarios para las plantas y en el equilibrio correcto.

Las plantas requieren para su normal desarrollo el aporte de 16 elementos esenciales de los cuales 3 son extraídos del aire (Carbono, Hidrógeno y oxígeno) y los restantes deben ser suministrados mediante la solución nutritiva. Estos se dividen en dos grandes grupos: i) macronutrientes (N, P, K, S, Ca y Mg), que son los elementos que la planta toma en grandes cantidades y utiliza para construir las estructuras moleculares y ii) micronutrientes (Fe, Mn, B, Cu, Zn, Mo, y Cl), que toma en menor concentración principalmente para funciones metabólicas.

A la hora de preparar la solución nutritiva deben tenerse en cuenta varios factores importantes:

  • Calidad del agua de partida (salinidad, dureza y concentración de posibles elementos nocivos como sodio, cloruros y boro).
  • Nutrientes y concentraciones requeridos por la planta en función de la especie y estado de desarrollo.
  • El pH y la conductividad eléctrica de la solución nutritiva.
  • Y por supuesto, la elección de los fertilizantes adecuados.

En este apartado nos vamos a centrar exclusivamente a la elección del fertilizante adecuado. Para ello, existen en el mercado una gran variedad de marcas que suministran soluciones hidropónicas concentradas. Estas soluciones tienen una composición de nutrientes que satisface las necesidades de la mayoría de los cultivos.

El abono base (A+B) se comercializa por separado en dos botes que son complementarios. La solución concentrada A aporta los macronutrientes y la solución B los micronutrientes. Este abono se puede utilizar durante todo el ciclo vegetativo de la planta con muy buenos resultados. Basta con diluir en agua la cantidad indicada por el fabricante de cada uno de los botes. Esta cantidad oscila entre 1 y 3 mL de cada bote dependiendo del ciclo de la planta. El fabricante también aconseja intervalos de pH y conductividad eléctrica de la solución nutritiva para que la absorción de los nutrientes por parte de la planta sea adecuada.

Nutrientes para hidroponia. Solucion nutritiva
Solución nutritiva: Abono base A+B.

Para hacer la hidroponía más efectiva se recomienda emplear estimulantes que actúan dando un aporte extra de los elementos que la planta más necesita en las distintas etapas de su desarrollo (estimulantes de la raíz, de la floración, etc). Se aplican añadiendo la cantidad recomendada por el fabricante (generalmente 0.5−1 mL) a la solución nutritiva ya preparada.

Solucion hidroponica. Estimulantes para la raiz y floracion
Solución nutritiva: Estimulantes de la raíz y de la floración.

Es obvio que las necesidades nutricionales varían en función del tipo de cultivo y el estado de desarrollo de la planta. Es por eso que en determinados casos se aconseja preparar la solución a partir de la mezcla de sales minerales en la proporción correcta. No obstante, esto exige que los cultivadores tengan bastante experiencia en el manejo de los cultivos. Aunque es un tema muy interesante que tengo en mente estudiar, en la práctica esto sólo es rentable en cultivos comerciales. En lo que respecta a pequeños cultivos caseros las áreas cultivadas no justifican hacer una inversión en materias primas para su preparación.

Llegados a este punto quiero resaltar la importancia de usar abonos específicos para su aplicación en hidroponía. Las soluciones hidropónicas y los abonos convencionales para suelo tienen una composición química muy diferente. Mientras que las primeras contienen todos los elementos en formas químicas solubles y directamente asimilables para las plantas, los segundos pueden contener formas insolubles de determinados elementos para su liberación lenta en el suelo (por ejemplo, la urea). Además, las soluciones hidropónicas contienen todos los elementos que la planta necesita para su desarrollo en la proporción adecuada. En cambio, los abonos convencionales son solamente un complemento a los nutrientes que se supone ya tiene la planta en el suelo. Por lo tanto el empleo de abonos convencionales para tierra hará que a la larga nuestras plantas tengan carencias y no se desarrollen con normalidad.

Antes de terminar tengo que decir que este es uno de los puntos de la hidroponía que más me fascinan. Con la preparación de la solución nutritiva el cultivador tiene un control muy grande sobre la plata. Una solución preparada y mantenida correctamente reporta buenos y satisfactorios resultados. En cambio, los errores se traducen en síntomas de enfermedad en la planta que hay que interpretar. Como una especie de conversación entre el cultivador y la planta. Además toda la química que implica la solución me ayuda a recordar conceptos olvidados y me permite aprender muchos otros sobre nutrición vegetal.

Fuente consultada

Infoagro.com

Compártelo si te parece interesante:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *